Scroll To Top

Encuentro Mundial Matrimonial®

UNA BREVE HISTORIA

 

EL COMIENZO

La historia de Encuentro Matrimonial comenzó en 1952 cuando un sacerdote joven en España, Padre Javier Calvo, comenzó una seria de conferencias para parejas casadas, con el enfoque en el desarrollo de una relación open y honesta dentro del matrimonio y aprender a vivir una relación sacramental en el servicio de uno al otro. Cada presentación terminaba con una pregunta diseñada a llevar a la pareja a revisar los conceptos presentados en términos de su propia relación. Por aproximadamente 10 años los “Equipos de Matrimonio de Papa Pio XII”, como se les llamaba a estas presentaciones, viajaron a través de España con las series de conferencias para parejas casadas.

El primer Fin de Semana

En 1962, Padre Calvo presento las conferencias como un retiro de FDS a parejas en Barcelona. La experiencia fue muy exitosa y rápidamente se esparció por todo España.

El movimiento se esparce

En 1966, Padre Calvo y una pareja se dirigieron a la Confederación Internacional del Movimiento Familiar Cristiano en Caracas. El Fin de Semana se esparció a Latinoamérica y a las parejas de habla hispana en los Estados Unidos.

Llega a América

En 1967 una pareja y sacerdote presentaron el Fin de Semana a siete parejas y algunos sacerdotes en la convención del Movimiento Familiar Cristiano en la Universidad de Notre Dame. Para el verano de 1968, 50 parejas y 29 sacerdotes estaban presentando Fines de Semana en los Estados Unidos.

Formación en Norteamérica

Para Enero de 1969, se formó un Consejo Ejecutivo Nacional para coordinar el desarrollo del movimiento en los Estados Unidos y Canadá. En el estado de Nueva York, con el liderazgo de Padre Chuck Gallagher y una pareja, el movimiento comenzó a crecer rápidamente. Las diferencias filosóficas en el equipo nacional comenzaron a aparecer. En Nueva York, se puso énfasis en el seguimiento al Fin de Semana, así como en el Fin de Semana. Había un gran énfasis en desarrollar la “comunidad” de Encuentro Matrimonial para dar apoyo a vivir los valores aprendidos en el Fin de Semana, especialmente en el dialogo. Además, había un gran enfoque en la renovación del Sacramento del Matrimonio, como un medio para la renovación de la Iglesia Católica. Así se desarrolló Encuentro Matrimonial Mundial. Como resultado, Encuentro Matrimonial Mundial y Nacional existen hoy como dos diferentes versiones del Fin de Semana original desarrollado por el Padre Gabriel Calvo.

1969

Expansiones y más allá

En el otoño de 1971, la decisión fue hecha de expandir la experiencia de Encuentro Matrimonial Mundial por todos los Estados Unidos y otras partes del mundo. Equipos viajaron primero a Grand Forks, Dakota del Norte con garantía del apoyo financiero, equipo y entrenamiento de la familia de Nueva York, hasta que la nueva área pudiera valerse por sí misma. La única condición era que una vez que pudiera valerse por sí misma, proveería el mismo apoyo a otras áreas. El Fin de Semana llego a la Costa Oeste en diciembre en Santa Bárbara, CA.

Al mismo tiempo, Encuentro Matrimonial Mundial comenzó su expansión internacional enviando a parejas de equipo a Bélgica e Inglaterra. La Expansión continua el día de hoy, en el 2006 el Fin de Semana se ha ofrecido en múltiples lenguajes y dialectos en 87 países.

¡Y el resto, como dicen por ahí, es historia!

 

La misión del Encuentro Mundial Matrimonial es proclamar el valor del Matrimonio y las Órdenes Santas en la Iglesia y en el mundo.

 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 

Name of drop-down menu

 

¿Tienen preguntas? ¿Necesitan más información?

Inscripciones por teléfono: 916-538-8167  
Información de EMM®: 9165388167  

Mon-Fri: 9:00AM-9:00PM  
Sat: 9:00AM-9:00PM  
Sun: 9:00AM-5:00PM  
O por correo electrónico  


Apply online for a Weekend

 

 

Weekend Status
Nov 4-5, 2017 [ Suwanee, GA ] Open
Nov 11-12, 2017 [ Sterling, VA ] Open
Nov 11-12, 2017 [ SOMERSET, NJ ] Open

 

-John 13:34-35

Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros.